martes, 1 de enero de 2013

CASAS

Cuando compras una conciencia nueva te cambia la vida.

Yo adquirí una recientemente: 120m2, cuatro habitaciones (a estas alturas cada remordimiento requiere su espacio), exterior a otras conciencias, luminosa y bien amueblada. Dispone asimismo de dos cuartos de baño con bañera para desintegrar cadáveres. Escogí un octavo con ascensor; reconocerán que subir escaleras a la conciencia da mucha pereza. 

Una conciencia no es para vivir de continuo, así que sólo me acerco de vez en cuando para airear las habitaciones cerradas y para comprobar que no me olvidé a nadie en el último desayuno.

4 comentarios:

  1. es que la voz de la conciencia a veces es muy cansina... Oye, te has comprado una casa últimamente? :P
    Amo tu surrealismo, Anita.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Voy a comprarme una grande,Rosa, donde quepa todo.

      Eliminar
  2. Me gusta lo de airear las habitaciones cerradas. Muy bueno. El incio es genial!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es para evitar que enmohezcan. Sudor y lágrimas, humedad y calor, ya sabes.

      Eliminar