domingo, 4 de octubre de 2009

RELATIVIDAD I

Que no imagine, que no recuerde, que no tiemble su piel al oir un nombre, que no se vea, que no se sienta y que aun así, no muera. La comunidad, cuyos miembros habían envejecido diez años en una noche, lo encerró en una celda vacía y lo sometió a un tratamiento de hipnosis, electrodos y LSD. El monstruo ladeaba torpemente la cabeza y repetía: inger, inger, inger.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada