viernes, 12 de abril de 2013

ENTRE BAMBALINAS

Tras una representación teatral el telón cae y regresas del viaje algo desorientada. Entrecierras los ojos mientras estiras la columna vertebral como si realmente volvieras de un viaje en el tiempo, aturdida, recomponiéndote de una desintegración molecular de vieja película de ciencia-ficción.

Hoy has regresado al teatro. Has vuelto a ser la espectadora de una pieza estrenada mil veces y has aguardado pacientemente la caída del telón con las manos abiertas a un aplauso previsible. Pero hoy el telón se ha desplomado y te has visto de ficción. Desde el escenario, un actor semidesnudo observa tus vanos deseos de volver a ser materia. 

Su gesto burlón me dice que no debes esperar aplausos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada