sábado, 18 de septiembre de 2010

VERICUENTO

Y el joven Príncipe, al ver un leve movimiento tras aquellos párpados cerrados, acercó sus labios a los de la Bella Durmiente para que, con ese beso, no despertara jamás.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada